CIMUDIS presenta un diagnóstico sobre violencia de género hacia mujeres con discapacidad

13-12-2018
La Red en RD

El Círculo de Mujeres con Discapacidad (CIMUDIS) presentó este viernes en la Casa de las Naciones Unidas un estudio sobre violencia de género hacia mujeres con discapacidad en República Dominicana para evidenciar con datos que este problema social que afecta en mayor medida a las mujeres con discapacidad que, al tener un peor acceso a los servicios públicos de prevención y respuesta ante casos de violencia, se encuentran en una mayor situación de vulnerabilidad.


Entre los resultados arrojados por el estudio destaca que el 14 por ciento de las mujeres con discapacidad encuestadas reportó haber vivido una agresión física o sexual en algún momento de su vida, mientras que el 47% afirmó haber terminado una relación con alguna de sus parejas debido a comportamientos violentos. Asimismo, el estudio muestra que un 1% de las mujeres encuestadas adquirieron su discapacidad a raíz de un episodio de violencia de género.


“Llama la atención que las mujeres con discapacidad perciben a su círculo cercano como potenciales agresores, es decir, sus exparejas, conocidos, amigos o parientes”, recalcó la Administradora General del CIMUDIS, Tayiry Acosta, durante el acto de presentación del estudio. En ese sentido, Acosta alerto de que el 85% de las encuestadas se muestra “constantemente preocupada” de que sus ex parejas puedan atacarlas física o sexualmente.


  • Junto a las conclusiones del estudio se presentaron una serie de recomendaciones mejorar el acceso de las mujeres con discapacidad a los servicios de prevención y respuesta ante casos de violencia y con ello contribuir a erradicar la violencia de género desde una perspectiva de equidad en la diversidad. Entre otras: identificar las necesidades de las mujeres con discapacidad para acceder a los servicios de manera equitativa e incluir en los registros de denuncias la variable discapacidad, desagregado por tipo de discapacidad. Asimismo, se instó a mejorar las capacidades de las instituciones responsables de la prevención y respuesta a la violencia de género a través de la transversalización de un enfoque de atención a la discapacidad para dar respuesta a sus necesidades.